Hoy Sábado 1 de Septiembre entra en vigor la retirda de las bombillas incandescentes del mercado en la Unión Europea. Estas bombillas de menos de 60 vatios dejarán de fabricarse pero seguirán utilizandose y comercializándose hasta que se agoten las existencias.

La desaparición de estas bombillas pone fin al plan iniciado en 2009 que tenía como objetivo la retirada graduada de las bombillas de 100, 75 y 60 vatios del mercado. El propósito de este plan era, es y será sustituir todas las bombillas incandescentes por otras alternativas más sostenibles y económicas, para disminuir el consumo energético y frenar la producción de residuos.

El 95% de la energía que consumen las bombillas incandescentes se transforma en calor y únicamente el 5% restante en luz. Una sucesora muy eficiente de la bombilla tradicional sería la lámpara LED, aunque el levado precio de estas bombillas en comparación con las incandescentes podría ser un gran obstáculo.