En los últimos años han proliferado las llamadas Goldfarms, granjas de oro, dedicadas a la obtención de oro en juegos como World of Warcraft, Dungeons & Dragons, etc. Estas granjas se encuentran en pueblos de países en vias de desarrollo con conexión a Internet, como China, donde los salarios son muy bajos, lo que permite que este tipo de negocios sean muy rentables. En estas granjas suelen haber 30 o 40 empleados con sus respectivos ordenadores cobrando unos 150€ al mes (lo mismo que si trabajaran en una fábrica de ropa). Los trabajadores se dedican a conseguir oro mediante acciones repetitivas como matar varias veces a una misma bestia, comerciar con determinados productos o talar árboles. Las jornadas de trabajo son de unas 12 horas y los propietarios de estas granjas tienen habitaciones con literas para que sus trabajadores puedan dormir allí.


Una vez obtenido el oro es vendido a unos intermediarios que se encargan de crear webs de venta de oro, poner anuncios en internet y venderlo a los usuarios del juego. Los pagos se suelen efectuar mediante Paypal, AlertPay o una cuenta bancaria. Este negocio mueve 800 millones de dólares anuales y todavía no se considera ilegal.

Blizzard la compañía propietaria de World of Warcraft obligó a Ebay a quitar todos los anuncios de venta de oro de sus juegos e incluso hizo que empresas fuertes como Paypal cancelaran las cuentas de algunos usuarios que "traficaban" con oro virtual. Actualmente existen clanes y bandas en estos juegos que se dedican a atacar a este tipo de jugadores que recolectan oro para quitárselo y dificultar su labor. Estas bandas los llaman despectivamente "chinofarmers" y reconocen, según los rumores, porque suelen ser elfos hembras.