Android es el sistema operativo para dispositivos móviles más usado actualmente, este hecho y su vulnerabilidad ha hecho que sea objeto de ataque de los programas maliciosos o malware y que la cantidad de malwares haya aumentado casi un 300%.

La mayoría de los malwares entran mediante Android Market, ahora llamada Google Play, ya que cualquier desarrollador puede subir su aplicación y Google no puede controlarlas todas, auque te informa sobre los permisos que le concedes a esa aplicación. Estos malwares podrían desactivar el antivirus de tu dispositivo y grabar tus conversaciones, instalarte determinadas aplicaciones, enviar mensajes de texto, borrarte información o incluso robarte tus contraseñas. Ha este problema hay que añadirle que Android se actualiza muy de vez en cuando y sus actualizaciones "no tapan todos los agujeros abiertos". Este tipo de problemas no ocurren con iOS (el sistema operativo de los dispositivos Appel) porque iOS controla todas y cada una de las aplicaciones de su App Store, aunque eso no quita que también pueda recibir ataques de malware a través de su navegador.
Hasta la versión 2.3.3 de Android a los usuarios de este sistema operativo nos podían robar información al conectarnos a una red Wi-fi pública, ya que cualquier hacker con un ordenador conectado a esa red podía detectar como enviabamos datos no encriptados a través de esa red y podía capturarlos. Como he dicho antes este problema se solucionó con la versión 2.3.4 en la que Google empezó a usar protocolos https (Hypertext Transfer Protocol Secure), aunque de todas formas se recomienda desactivar las sincronizaciones automática cuando estemos conectados a una red Wi-fi pública y actualizar tu dispositivo siempre que te lo pida. Tampoco estaría de más ponerle una contraseña a tu dispositivo.


Hace poco se descubrió una nueva vulnerabilidad causada por los fabricantes de los dispositivos móviles que modifican el sistema operativo para que se diferencie del resto. Afortunadamente esta vulnerabilidad solo afecta a los siguientes dispositivos: HTC Legend, EVO 4G y Wildfire S, pero con un poco de prevención podemos evitarnos serios problemas.