Un alimento transgénico es aquel alimento en cuyo genoma se ha insertado un transgen mediante ingeniería genética, es decir, es un organismo (que puede ser un animal, una planta o un microorganismo) con genes de otro organismo.

Beneficios:
Esta técnica permite la creación de plantas resistentes al frío, a plagas (como el maíz Bt), que produzcan alimentos de maduración controlada para facilitar su transporte, además permite producir alimentos con mayor valor nutricional: como el arroz dorado que se comercializa en Asia y contiene vitamina A, que es escasa en la dieta asiática.

La ingeniería genética no sólo se puede aplicar a las plantas, también hay animales transgénicos, por ejemplo, se han conseguido vacas que producen leche humana introduciendo a 300 vacas genes humanos. Además la ingeniería genética elimina el salto de especie, ya que le podemos introducir a un plátano el gen de un insecto o a una vaca el gen de una manzana, cosa que no se podría conseguir con el cruce sexual.

Inconvenientes:
Un gran inconveniente de los alimentos transgénicos es la pérdida de la biodiversidad que pueden originar, ya que los organismo trangénicos pueden transmitir sus genes a las variedades silvestres y convertirlas también en organismos transgénicos. Otro inconveniente es la aparición de resistencias a los antibióticos porque cuando se inserta un gen en el genoma de otro organismo se inserta junto a un gen marcador que es resistente a antibióticos y esto puede provocar la difusión de resistencias a determinados antibióticos. No se ha publicado información alguna acerca de los riesgos para la salud que puede ocasionar el consumo de dichos alimentos y la opinión pública se encuentra dividida y desinformada.