Las externalidades se producen cuando la producción o el consumo de un bien o servicio afecta a los individuos o a las empresas que no participan en esa actividad económica. La externalidad no está reflejada en el precio de ese bien.

Podemos distinguir dos tipos de externalidades:
-Las externalidades negativas: hacen que la producción o el consumo de un bien o servicio se haga en mayor cantidad de lo que desearía la sociedad.

-Las externalidades positivas: hacen que la producción o el consumo de un bien se haga en menores cantidades de lo que desearía la sociedad.

Ejemplo: el consumo o la producción de papel produce una externalidad negativa, porque cuando nosotros compramos un paquete de folios, no estamos pagando el valor real de ese árbol que se ha tenido que talar para poder transformarlo en papel. Si tuvieramos que pagar la externalidad consumiríamos menos papel porque sería más caro.

El Gobierno intenta frenar o desanimar el consumo de estos bienes y servicios con las internalidades, por ejemplo: el tabaco es una planta y cuesta muy poco de producir y los cigarrillos por lo tanto también son muy baratos pero el Estado mediante impuestos sube el precio de los cigarrillos para desalentar su consumo y por lo tanto su producción porque si no hay consumidores no hay productores.